El Foro  

Retroceder   El Foro > Foros Temáticos > Literatura

Avisos

Respuesta
 
Herramientas Desplegado
  #1  
Antiguo 25-Apr-2019, 20:15
Kofhystofeles Kofhystofeles está desconectado
Usuario
 
Fecha de Ingreso: 28-July-2017
Ubicación: México
Mensajes: 15
Post Solo un trabajo.

Intentaba comer con la mano derecha mientras que la izquierda era agitada salvajemente por una niña de 10 años que llora y exige ser liberada de la cadena que nos une. Las personas nos miran, con toda la ternura que sus corazones albergan a la pequeña de ojos azules, risos dorados y vestido suelto con su respectivo listón azul. Para mí hay desaprobación, asco y un odio que a pesar de no conocerme se siente muy genuino, incluso el camarero no logra disfrazar el disgusto cuando trajo la sopa que dicho sea de paso casi me arrojó encima. Si supieran que las esposas son por la seguridad de los presentes y no por la mía, quizá otra historia sería. En cada intento por acercarme la cuchara a la boca jala lo suficiente como para hacerme pasar un mal rato tratando de comer, hay algo blancuzco en la sopa, parece saliva, no me extrañaría que el mesero le hubiera escupido. Perdí los ánimos por la sopa.

Alzo la mano y pido el siguiente platillo. La niña ahora ya no es tan pequeña, luce más como una adolescente con cuerpo de una mujer adulta, enfundada en el mismo vestido. Tiene un aire de la Lolita de la que escribía Nabokov. Con la mano libre toma mis lentes oscuros de la mesa para ponérselos. Desabotona un poco el vestido para lucir un escote envidiable de cualquier modelo. Otro mesero aparece atraído como una mosca al excremento para preguntarle si desea ordenar algo, ella lo mira, baja los lentes lo suficiente para mirarlo con los ojos descubiertos y se agacha para dejar ver unos pezones que si fuera a adivinar diría que son de color rosa. Aún no logra articular palabra alguna cuando ella le dice:

-Ya sabes lo que quiero guapo...

Estira la mano para sobarle el pene sobre el pantalón y guiñarle el ojo. Apunto estoy de intervenir cuando ella habla de nuevo.

-Lo mismo que le has dado a las otras chicas galán... Golpes hasta que hagan lo que quieres ¿No?
Tengo un lugar especial aguardando para ti pequeña sabandija y vas a chupar todos los penes que te puedas imaginar hasta que se te disloque la mandíbula y cuando creas que ya no puedas chupar más entonces...

-Basta.

Digo con un tono seco, pero no tan gélido como el que ha usado.

-No te metas en cosas que no entiendes pequeño animal.

La miro y me deja helado de pies a cabeza

-Suéltame ahora si quieres seguir con la cabeza pegada al cuerpo.

El mesero nuevo aprovecha para reiterarse con una nada disimulada erección.

-¡No te alejes mucho querido!

Dice y ríe divertida. Regresa la mirada a mí. Inquisitiva.

-No puedo liberarte, no tengo la llave. La persona que me dio el trabajo se aseguró de que solo él tuviera la forma de liberarte.
- ¿Así que estamos atascados el uno con el otro?
-Eso parece.

¿Por qué no me ha matado? Yo en su lugar lo hubiera hecho desde el primer momento. Sobre todo siendo quién es. Cuando aquel hombre entro para encargarme el trabajo de encontrar y presentar a su hermano, sonaba a algo común, incluso cuando dijo que ese hermano era el diablo y extendió las esposas negras sobre la mesa seguí pensando que era un chiste. Pero cuando extendió el cheque por 5 cifras y prometió otro igual si lo lograba me obligué a tener fe.
Al diablo no se le invoca a la media noche en un cruce de caminos con un extraño hechizo, tampoco hay que ir a las zonas de guerra para admirar parte de su "obra" caótica, ni descubrirlo en las salas de guerra urdiendo tramas complicadísimas... Él te encontrará si le resultas atractivo.
Yo resulte ser algo atractivo, hicieron falta un par de noches de farra y malas decisiones. La mirada inquisitiva, realiza su enésimo escrutinio. Esperando una respuesta. Entonces llegaron los otros. El sujeto que me ha contratado, con un señor de edad avanzada, pero de complexión gruesa, se apoya en un bastón que se nota a leguas que no necesita, lo caracteriza un traje gris elegante. El más joven se dirige a mí.

-Gracias por tus servicios, es momento de que te retires.

Chasquea los dedos y en un tris estoy de regreso en mi departamento sentado al borde de la cama, sobre la mesa un monto de 5 cifras me espera. Otro día, otro trabajo.



*El original como siempre en mi blogspot, basta googlear kofhy para encontrarlo.*

Se pueden agregar imagenes aqui?
Responder Citando
Respuesta

Herramientas
Desplegado

Normas de Publicación
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder mensajes
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los Códigos BB están Activado
Las Caritas están Activado
[IMG] está Activado
El Código HTML está Desactivado

Ir al Foro


La franja horaria es GMT -6. Ahora son las 20:56.


Desarrollado por: vBulletin® Versión 3.8.1
Derechos de Autor ©2000 - 2019, Jelsoft Enterprises Ltd.