El Foro  

Retroceder   El Foro > Foros Temáticos > Estilo de Vida

Avisos

Respuesta
 
Herramientas Desplegado
  #1  
Antiguo 31-May-2017, 06:52
Avatar de IlusasQ
IlusasQ IlusasQ está desconectado
Usuario
 
Fecha de Ingreso: 31-May-2017
Ubicación: País Vasco
Mensajes: 2
Predeterminado El gran dilema el hombre del siglo XXI: el significado de lo que hacemos; ninguno.

No me andaré con rodeos; absolutamente nada de lo que hacemos o hagamos tiene trascendencia alguna, ni para nosotros una vez muertos, ni para los que queden vivos una vez mueran, ni para nosotros siquiera mientras estemos vivos.

Objetivamente la vida no tiene ningún valor intrínseco y subjetivamente podemos darle el que queramos, claro que ello supone dejarse engañar por algo que no es real sino fruto de la idea de uno. Como si quiero pensar que el blanco tiene color porque su no-color me hace caer en un vacío de no significado.

Habrá quién diga que simplemente vivir es el sigificado, vivir y disfrutar.Obviamente olvida lo cínico de la vida, que una vez alcanzado el culmen (40-50 años) deterioras y poco a poco pierdes todo lo que habías conseguido, si no tienes la suerte de que te mate un coche antes.
Habrá quién diga que vive por los otros, pero los otros corren la misma suerte.

Y la mayoría, creo yo, ni se plantea esto. Sólo vive, vive porque nació, no vive porque decide vivir. Otros se refugiarán en sus ilusiones, en sus quimeras, ilusas quimeras, propósitos creados en las fantasías de la propia mente.

Creo que este es el nuevo dilema, así lo creo en una era donde no ha habido tanta paz (al menos en occidente) como en el pasado (sí, estamos en la era más pacífica de la historia, por fría o falsa que sea); en este mundo occidental, donde el "¿Para qué?" es la frase favorita de los estudiantes de instituto y un gran motivo para fracasar y aún mejor motivo para ser un vago; donde cada vez hay más y más problemas de salud mental (ansiedad, depresión)... "¿Para qué?", ...

No hay un para qué, no hay sentido, objetivo, o valor ni propósito. No hay razón.

Esto no significa suicidio y depresión, sino ser más libres en las decisiones (nada te ata) y menos presiones por las consecuencias o "deberes" impuestos por un supuesto sentido que ni existe.

Esto es, tranquilidad.
Responder Citando
  #2  
Antiguo 31-May-2017, 10:06
Avatar de Estrella_fugaz
Estrella_fugaz Estrella_fugaz está desconectado
SUPER Usuario
 
Fecha de Ingreso: 13-April-2014
Ubicación: CdMx.
Mensajes: 4.732
Predeterminado

Lo importante es que tu verdad te da tranquilidad.

Si cada ser humano encuentra su propio significado de la vida, y eso le da paz, el mundo va a ser menos violento y más respirable, sin tanto estrés, depresión, amargura, intolerancia, etc. No obstante muchos viven como si se fueran a quedar aquí para siempre o como si fueran imprescindibles.
__________________
.

“Me interné en los bosques porque quería vivir intensamente; quería sacarle el jugo a la vida. Desterrar todo lo que no fuese vida, para así, no descubrir en el instante de mi muerte que no había vivido”.

Henry David Thoreau
Responder Citando
  #3  
Antiguo 31-May-2017, 13:15
Avatar de IlusasQ
IlusasQ IlusasQ está desconectado
Usuario
 
Fecha de Ingreso: 31-May-2017
Ubicación: País Vasco
Mensajes: 2
Predeterminado

El significado propio, subjetivo, es iluso e irreal. Sigue sin tener valor alguno salvo el que el ilusionado quiera darle.

No hay tranquilidad en la vida, yo no pedí nacer, comprometerme con ella, ni tener que matarme para no existir. Lo ideal sería no haber nacido.

Cada día confirma la futilidad del anterior.
Responder Citando
  #4  
Antiguo 01-Jun-2017, 00:59
Avatar de parzival
parzival parzival está desconectado
SUPER Usuario
 
Fecha de Ingreso: 14-July-2009
Ubicación: In the Court of the Crimson King
Mensajes: 4.512
Predeterminado

Todo es absurdo, toda existencia es absurda, incluso la de Dios mismo. El caso en la vida es encontrar hermosos absurdos que nos permitan aceptar esta incoherente existencia, incluso -porqué no-, disfrutarla.

A partir de declarar y aceptar nuestra existencia como un absurdo, ¿tiene caso cuestionarse de la futilidad de nuestros actos? No, ya no, están de más esas cuestiones.

Recordé a Camus y su mito de Sísifo; decía el escritor frances: "No hay mas que un problema filosófico verdaderamente serio, y ese es el suicidio”. Esto es: ¿Vale la pena vivir?

No busques respuestas, no las hay, busca los hermosos absurdos que te ayuden a seguir.
__________________
Ahora vuelas con el alma liviana, por aquellos aires claros y puros del paraíso, y atraviesas hermosos paisajes cuya belleza, nosotros no podemos imaginar. Eres parte de lo eterno, de lo absoluto, por eso, al levantar la mirada y mirar el cielo estrellado, te encuentro a ti, mi amado Padre. Te extraño mucho.

Solo los peces muertos nadan con la corriente.
Responder Citando
  #5  
Antiguo 01-Jun-2017, 09:00
xdata xdata está desconectado
SUPER Usuario
 
Fecha de Ingreso: 07-October-2010
Ubicación: en donde puedo
Mensajes: 2.814
Predeterminado

¡¡Ahí va una de pulgarcito!!........Cuestionarse la propia existencia, es el precio a pagar de la propia inteligencia. Si fueras pez, el cuestionamiento te duraría sólo tres segundos..........pero va ha ser que no......¡¡sufre mamón y devuélveme a mi chica o te retorcerás entre ¡¡polvos!! pica pica!!.............
Responder Citando
  #6  
Antiguo 15-Oct-2017, 22:46
Pequesal Pequesal está desconectado
Usuario
 
Fecha de Ingreso: 11-October-2017
Mensajes: 17
Predeterminado

Quiero darte mi opinión. Me gusta como piensas. Muchas cosas de las que dijiste las comparto. Sin embargo soy de los que tú llamas "la mayoría".

Al igual que tú creo que la vida puede verse desde un punto de vista objetivo y subjetivo. Pero disiento contigo en que el lado subjetivo de la vida consista en un "dejarse engañar".

Te seré franco. Pienso que proponerse metas a uno mismo, e incluso soñar, son actividades absolutamente trascendentes en la vida, tanto en la propia como en la de los demás.

Todo comienza con una necesidad. Es esa sensación de que no estamos bien y algo nos falta. Sumado con el conocimiento de la posibilidad de cambio, la necesidad se transforma en deseo. Y el deseo, en una idea. A veces, esa idea se manifiesta como un deber. Cumplir ese deber será lo que consideremos bueno.

Luego, es menester que ajustemos nuestra conducta en sintonía con ese deber. Los actos que respondan a lo bueno de nuestra vida serán valores.

Pero como no podemos cumplir con todos estos postulados de la razón, ya porque no contemos con los recursos o porque algunas ideas se contradigan unas con otras, es necesario tomar decisiones. Así, por atender a una, desoímos otra. Priorizamos ideas, y con ello conductas. Y así es como luego obtenemos nuestra propia escala de valores.






Sentir, pensar y querer.
Son las tres cosas que todo hombre debe tener claro en su vida.
Qué siento. Qué pienso. Qué quiero en la vida.

De esta forma evitaremos la confusión, que es un vicio. Con la confusión llega el autoengaño, y con él la susceptibilidad a ser manipulado por el pensamiento de los demás. Esto nos llevará a una eventual contradicción entre lo que sentimos, pensamos y queremos con lo que hacemos. Y eso nos deprimirá.

Cuando hay claridad en lo que sentimos, pensamos y queremos, nos proponemos metas y soñamos. Y nos esforzamos por conseguirlo.

No admito que le niegues trascendencia a esto, ni mucho menos que digas que proyectar mi vida es dejarme engañar. Porque nada es más auténtico que saber qué quiero y actuar en consecuencia. Tener claridad al respecto forma parte de nuestra personalidad y de nuestra identidad. Y vivir conforme a ello hace a nuestra dignidad.

Y si crees que no hay trascendencia en vivir de esta manera, te invito a preguntarte lo siguiente:
¿Cuál habría sido tu realidad ahora si no hubieras luchado por la idea que te motivó en el pasado? ¿Cuál habría sido tu realidad si tus padres nunca se hubieran esforzado por lo que creyeron correcto en tu crianza? ¿O si la gente que marcó tu vida para bien no hubiera seguido sus ideales?

Paradójicamente, hay ideas que devienen en realidades, y le preexisten. Y hay realidades que encuentran su causa en una idea.






Con esto quiero decir que el propósito que le demos a nuestra vida puede cambiar el mundo. Así como puede no hacerlo, porque depende de qué busca hacer cada uno. Y así como podemos cambiar al mundo, podemos hacerlo para bien o para mal. Rápido o lento. Con efectos inmediatos o diferidos.

Es bueno que cada ser humano se vaya de aquí sintiendo que su vida valió para algo. Y aunque pensares que mi vida no valió, me importará poco. Porque para mí sí lo hizo.

Antes de irme te diré cual es mi propósito en la vida. Es ser buena persona, ayudar a los demás a vivir su vida con dignidad, disfrutar de las personas que quiero, amar y sentirme amado, y crear las condiciones para que mis hijos y su descendencia alcancen sus sueños.

Por supuesto en mi postulado sólo hay forma, y no contenido. No hay absolutos con respecto a este último. Todo es relativo, porque todos vivimos distintas realidades.

Este es el mensaje que quiero dar. Gracias por publicar tu pensamiento y por darme pie a expresar el mío. Deseo que vivas tu vida con plenitud, y que no permitas que nada perturbe esa tranquilidad que tienes.

Me despido atentamente.

Última edición por Pequesal; 15-Oct-2017 a las 22:55
Responder Citando
Respuesta

Herramientas
Desplegado

Normas de Publicación
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder mensajes
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los Códigos BB están Activado
Las Caritas están Activado
[IMG] está Activado
El Código HTML está Desactivado

Ir al Foro


La franja horaria es GMT -6. Ahora son las 17:23.


Desarrollado por: vBulletin® Versión 3.8.1
Derechos de Autor ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.