El Foro  

Retroceder   El Foro > Foros Temáticos > Religión

Avisos

Respuesta
 
Herramientas Desplegado
  #1  
Antiguo 26-Sep-2016, 13:34
Avatar de Eli_yahu
Eli_yahu Eli_yahu está desconectado
SUPER Usuario
 
Fecha de Ingreso: 17-September-2016
Mensajes: 8.078
Predeterminado El DIOS que adora Jesús

Independientemente de todo lo que se dice sobre Jesús por muchas religiones, grupos, e individuos que independientes, que se hacen llamar "cristianos" hay muchas cosas que NUNCA se dicen sobre él. En este tema pretendo mostrar con la Biblia algunas de esas cosas. Porqué es eso importante? Porque Jesús dijo que la vida eterna depende del conocimiento que se tenga del Padre y también del Hijo, aquí:

Juan 17:3 Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo.

Otros escritores inspirados dijeron lo mismo con diferentes palabras en varios libros del NT. Pero hay un asunto importante que hay que tener en cuenta: hay un "conocimiento" que es falso, o sea, se llama así de manera incorrecta. Por eso cuando leemos a Jesús y a los demás escritores inspirados hablar de conocimiento, tenemos que tener en cuenta que no se refieren a un conocimiento superficial, ni a un conocimiento parcial, ni a un falso "conocimiento" ... Ese conocimiento para que sea EFECTIVO debe ser un conocimiento exacto, y suficiente para que las demás cosas que tengan que ver con vivir para siempre según la esperanza que se nos dá, sean entendidas adecuadamente y lleven en realidad a la vida y no a confusión que lo que traerá es muerte.

También hay un asunto en el que se debe pensar seriamente: la Escritura dice que hay personas que serían condenadas a creer en la mentira. Lean:

2Tes.2:9 Pero la presencia del desaforado es según la operación de Satanás con toda obra poderosa y señales y portentos presagiosos mentirosos, 10 y con todo engaño injusto para los que están pereciendo, como retribución porque no aceptaron el amor de la verdad para que fueran salvos. 11 Por eso Dios deja que les vaya una operación de error, para que lleguen a creer la mentira, 12 a fin de que todos ellos sean juzgados por no haber creído la verdad, sino haberse complacido en la injusticia.

Alguien pudiera preguntarse si es justo el acto de Dios de "dejar" que estas personas de las que se habla ahí sean engañadas. Esa pregunta es entendible, pero si nos percatamos bien, en ese pasaje se nos dice por qué razón Dios hace eso. Esa razón está subrayada en azul en ese pasaje. Noten que este tipo de personas rechazan la verdad, no la aceptan por su propia decisión, pero además deciden escogen un proceder que no es justo; en qué sentido hacen eso? En el sentido de que para defender y rechazar las ideas en las que creen, escogen adoptar un comportamiento que no tiene nada que ver con el amor que es característico de la verdad. Dejen que se lo diga de otra manera: una persona enviada por Dios a predicar lleva un mensaje divino que no es de ella; su actitud debe ser la actitud de una persona humilde que no cree que ese mensaje es suyo, y que no lleva ese mensaje de forma agresiva, sino explicándolo con las Escrituras, tratando de razonar con amor, porque su mensaje es el mensaje de amor de Dios que intenta llevar a las personas a arrepentirse de sus actos que desagradan a Dios y hacer que su personalidad se acomode a Sus justos principios.

Si el que lleva ese mensaje ofende, ataca, insulta, trata de ser falaz, etc, esa persona no estaría llevando el mensaje de amor de la verdad, y de la misma manera la persona que recibe el mensaje de Dios correctamente llevado, reacciona ante él con esa actitud, esa persona está rechazando el amor de la verdad y escogiendo la mala conducta. Una persona que prefiere vivir su vida y comportarse de manera indebida en sus tratos con los demás, se indispone a sí misma para que Dios la pueda ayudar a recibir la verdad. De ese modo Dios deja que esa persona quede atrapada en la mentira por su mal comportamiento.

Esa es mi introducción, aunque no está directamente relacionado con el tema, explica porqué hay tantas personas que aunque crean que saben, en realidad no están en el camino de la vida, sino en un camino cuyo final es muerte. El punto es que lleguemos a un conocimiento de la verdad y que nos mostremos humildes si el mensaje que recibimos está correctamente razonado a partir de las Escrituras. Y ESO es lo que pretendo hacer en este tema: hablar sobre Jesucristo desde el punto de vista real que se nos muestra en la Biblia y no según lo que se enseña tradicionalmente acerca de Jesús.

En mi siguiente comentario me adentraré más en ese asunto ... y hay mucho que decir. De momento una idea que no muchos conocen: Jesús adora a Dios como toda criatura del Universo entero.
Responder Citando
  #2  
Antiguo 26-Sep-2016, 14:14
cesar71 cesar71 está desconectado
Banned
 
Fecha de Ingreso: 29-November-2013
Mensajes: 682
Predeterminado

Cita:
Iniciado por Eli_yahu Ver Mensaje
Independientemente de todo lo que se dice sobre Jesús por muchas religiones, grupos, e individuos que independientes, que se hacen llamar "cristianos" hay muchas cosas que NUNCA se dicen sobre él. En este tema pretendo mostrar con la Biblia algunas de esas cosas. Porqué es eso importante? Porque Jesús dijo que la vida eterna depende del conocimiento que se tenga del Padre y también del Hijo, aquí:

Juan 17:3 Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo.

Otros escritores inspirados dijeron lo mismo con diferentes palabras en varios libros del NT. Pero hay un asunto importante que hay que tener en cuenta: hay un "conocimiento" que es falso, o sea, se llama así de manera incorrecta. Por eso cuando leemos a Jesús y a los demás escritores inspirados hablar de conocimiento, tenemos que tener en cuenta que no se refieren a un conocimiento superficial, ni a un conocimiento parcial, ni a un falso "conocimiento" ... Ese conocimiento para que sea EFECTIVO debe ser un conocimiento exacto, y suficiente para que las demás cosas que tengan que ver con vivir para siempre según la esperanza que se nos dá, sean entendidas adecuadamente y lleven en realidad a la vida y no a confusión que lo que traerá es muerte.

También hay un asunto en el que se debe pensar seriamente: la Escritura dice que hay personas que serían condenadas a creer en la mentira. Lean:

2Tes.2:9 Pero la presencia del desaforado es según la operación de Satanás con toda obra poderosa y señales y portentos presagiosos mentirosos, 10 y con todo engaño injusto para los que están pereciendo, como retribución porque no aceptaron el amor de la verdad para que fueran salvos. 11 Por eso Dios deja que les vaya una operación de error, para que lleguen a creer la mentira, 12 a fin de que todos ellos sean juzgados por no haber creído la verdad, sino haberse complacido en la injusticia.

Alguien pudiera preguntarse si es justo el acto de Dios de "dejar" que estas personas de las que se habla ahí sean engañadas. Esa pregunta es entendible, pero si nos percatamos bien, en ese pasaje se nos dice por qué razón Dios hace eso. Esa razón está subrayada en azul en ese pasaje. Noten que este tipo de personas rechazan la verdad, no la aceptan por su propia decisión, pero además deciden escogen un proceder que no es justo; en qué sentido hacen eso? En el sentido de que para defender y rechazar las ideas en las que creen, escogen adoptar un comportamiento que no tiene nada que ver con el amor que es característico de la verdad. Dejen que se lo diga de otra manera: una persona enviada por Dios a predicar lleva un mensaje divino que no es de ella; su actitud debe ser la actitud de una persona humilde que no cree que ese mensaje es suyo, y que no lleva ese mensaje de forma agresiva, sino explicándolo con las Escrituras, tratando de razonar con amor, porque su mensaje es el mensaje de amor de Dios que intenta llevar a las personas a arrepentirse de sus actos que desagradan a Dios y hacer que su personalidad se acomode a Sus justos principios.

Si el que lleva ese mensaje ofende, ataca, insulta, trata de ser falaz, etc, esa persona no estaría llevando el mensaje de amor de la verdad, y de la misma manera la persona que recibe el mensaje de Dios correctamente llevado, reacciona ante él con esa actitud, esa persona está rechazando el amor de la verdad y escogiendo la mala conducta. Una persona que prefiere vivir su vida y comportarse de manera indebida en sus tratos con los demás, se indispone a sí misma para que Dios la pueda ayudar a recibir la verdad. De ese modo Dios deja que esa persona quede atrapada en la mentira por su mal comportamiento.

Esa es mi introducción, aunque no está directamente relacionado con el tema, explica porqué hay tantas personas que aunque crean que saben, en realidad no están en el camino de la vida, sino en un camino cuyo final es muerte. El punto es que lleguemos a un conocimiento de la verdad y que nos mostremos humildes si el mensaje que recibimos está correctamente razonado a partir de las Escrituras. Y ESO es lo que pretendo hacer en este tema: hablar sobre Jesucristo desde el punto de vista real que se nos muestra en la Biblia y no según lo que se enseña tradicionalmente acerca de Jesús.

En mi siguiente comentario me adentraré más en ese asunto ... y hay mucho que decir. De momento una idea que no muchos conocen: Jesús adora a Dios como toda criatura del Universo entero.
Muy bien dicho.

Toda intervención que se haga sin amor y que se haga a base de contiendas, enojos, arrogancia, juzgamientos, burlas, terquedades, sarcasmos, etc, no viene de Dios, solo son necedades que nos atascan el progreso espiritual.

El que verdaderamente está encaminado hacia la verdad, no actúa con esas trivialidades cuando trata con otros.

Cita:
En mi siguiente comentario me adentraré más en ese asunto ... y hay mucho que decir. De momento una idea que no muchos conocen: Jesús adora a Dios como toda criatura del Universo entero.
A Jesús lo adoran hasta las piedras

Saludos

Última edición por cesar71; 26-Sep-2016 a las 14:28
Responder Citando
  #3  
Antiguo 26-Sep-2016, 14:36
Avatar de Eli_yahu
Eli_yahu Eli_yahu está desconectado
SUPER Usuario
 
Fecha de Ingreso: 17-September-2016
Mensajes: 8.078
Predeterminado

El primer pasaje que mostraré toca el asunto del tema:

Juan 4:19 Le dijo la mujer: “Señor, percibo que eres profeta. 20 Nuestros antepasados adoraron en esta montaña; pero ustedes dicen que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar”. 21 Jesús le dijo: “Créeme, mujer: La hora viene cuando ni en esta montaña ni en Jerusalén adorarán ustedes al Padre. 22 Ustedes adoran lo que no conocen; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación se origina de los judíos. 23 No obstante, la hora viene, y ahora es, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre con espíritu y con verdad, porque, en realidad, el Padre busca a los de esa clase para que lo adoren. 24 Dios es un Espíritu, y los que lo adoran tienen que adorarlo con espíritu y con verdad”. 25 La mujer le dijo: “Yo sé que el Mesías viene, el que se llama Cristo. Cuando llegue ese, él nos declarará todas las cosas abiertamente”. 26 Jesús le dijo: “Yo, el que habla contigo, soy ese”.

Ese pasaje está lleno de significado, y merece ser analizado desde diferentes ángulos; pero primero entendamos el contexto de lo que se nos cuenta ahí.

El diálogo es entre Jesucristo y una mujer samaritana. Los samaritanos no eran judíos en el sentido estricto de la palabra. Después que Samaria, la capital del reino del norte fue conquistada por los asirios, aquella tierra que había pertenecido a Israel como nación fue repoblada por gente de otros pueblos conquistados, como era costumbre hacer cada vez que los asirios conquistaban una tierra: ellos desterraban a los pobladores originales y repoblaban la tierra con gente de otros pueblos conquistados, tratando de evitar nuevas revueltas, afectando la identidad y costumbres de los pueblos para debilitarlos. La Escritura nos cuenta lo siguiente acerca de este hecho histórico:

2Rey.17:24 Subsiguientemente, el rey de Asiria trajo [gente] de Babilonia y de Cutá y de Avá y de Hamat y de Sefarvaim, y los hizo morar en las ciudades de Samaria en lugar de los hijos de Israel; y ellos empezaron a tomar posesión de Samaria y a morar en sus ciudades. 25 Y aconteció que, al comienzo de su morada allí, no temían a Jehová. Por lo tanto Jehová envió leones entre ellos, y estos llegaron a ser matadores entre ellos. 26 De manera que ellos mandaron palabra al rey de Asiria, y dijeron: “Las naciones que has desterrado y entonces establecido en las ciudades de Samaria no han conocido la religión del Dios del país, de modo que él sigue enviando leones entre ellos; y, ¡mira!, les están dando muerte, puesto que no hay nadie que conozca la religión del Dios del país”.
27 Ante eso, el rey de Asiria dio orden, y dijo: “Hagan ir allá a uno de los sacerdotes que ustedes condujeron al destierro de allí, para que vaya y more allí y les enseñe a ellos la religión del Dios del país”. 28 Por consiguiente, uno de los sacerdotes que ellos habían conducido de Samaria al destierro vino y se puso a morar en Betel, y llegó a ser maestro de ellos respecto de cómo habían de temer a Jehová.
29 Sin embargo, cada nación diferente llegó a ser hacedora de su propio dios, el cual entonces depositaron en la casa de los lugares altos que los samaritanos habían hecho, cada nación diferente, en sus ciudades donde estaban morando. 30 Y los hombres de Babilonia, por su parte, hicieron a Sucot-benot, y los hombres de Cut, por su parte, hicieron a Nergal, y los hombres de Hamat, por su parte, hicieron a Asimá. 31 En cuanto a los aveos, ellos hicieron a Nibhaz y a Tartaq; y los sefarvitas estaban quemando a sus hijos en el fuego a Adramélec y Anamélec, los dioses de Sefarvaim. 32 Y llegaron a ser temedores de Jehová, y del pueblo en general se pusieron a hacer sacerdotes de los lugares altos, y estos llegaron a ser funcionarios para ellos en la casa de los lugares altos. 33 De Jehová se hicieron temedores, pero de sus propios dioses resultaron ser adoradores, conforme a la religión de las naciones de entre las cuales los habían conducido al destierro.
34 Hasta el día de hoy están haciendo conforme a sus religiones anteriores. No hubo quienes temieran a Jehová ni quienes hicieran conforme a sus estatutos y sus decisiones judiciales ni [según] la ley y el mandamiento que Jehová había mandado a los hijos de Jacob, cuyo nombre él hizo Israel; 35 cuando Jehová celebró un pacto con ellos y les mandó, diciendo: “No deben temer a otros dioses, y no deben inclinarse ante ellos ni servirles ni hacerles sacrificios. 36 Antes bien, a Jehová, que los hizo subir de la tierra de Egipto con gran poder y brazo extendido, a Ese es a quien deben temer, y ante quien deben inclinarse, y a él deben hacer sacrificios. 37 Y las disposiciones reglamentarias y las decisiones judiciales y la ley y el mandamiento que él escribió para ustedes, deben cuidar de ponerlos por obra siempre; y no deben temer a otros dioses. 38 Y el pacto que yo he celebrado con ustedes, no lo deben olvidar; y no deben temer a otros dioses. 39 Antes bien, es a Jehová su Dios a quien ustedes deben temer, puesto que él es el que los librará de la mano de todos sus enemigos”.
40 Y no obedecieron; antes bien, era conforme a su religión anterior que estaban haciendo. 41 Y estas naciones llegaron a ser temedoras de Jehová, pero fue a sus propias imágenes esculpidas a quienes resultaron estar sirviendo. En cuanto a sus hijos y también a sus nietos, tal como habían hecho sus antepasados ellos mismos están haciendo hasta el día de hoy.

Estos repobladores de las tierras del norte de Israel, unidos a nuevos repobladores que con el tiempo se les unieron, llegaron a ser los samaritanos de los tiempos de Jesús. Como dice ese pasaje, ellos siguieron adorando a sus dioses, pero temían también a Jehová. Se sabe que esos "semiadoradores" de Jehová también tenían un texto del Pentateuco, y hoy ese texto se conoce como el Pentateuco Samaritano, aunque tiene algunas diferencias con el texto hebreo (como el hecho de que cambian los nombres que se mencionan en el Pentateuco Hebreo de los lugares de adoración y colocan en su lugar los nombres de las ciudades donde adoraban al norte), es un intento norteño de "comprender" la ley de Jehová. Antes de que estas tierras fueran conquistadas, recuerden que no adoraban a Jehová en el templo de Jerusalén, pues ellos se habían separado totalmente de aquella parte de Israel y habían construído sus propios lugares de adoración en sus tierras. El sacerdote que el rey de Asiria envió cuando aquellos pobladores se lo pidieron, probablemente había sido un sacerdote no-levita de los que servían en aquella parte de Israel antes de la conquista y no de los sacerdotes levitas que servían fielmente en el reino sureño de Judá, en Jerusalén.

Por estas razones los judíos de la provincia romana de Judea no consideraban a los samaritanos como hermanos. Era costumbre en tiempos de Jesucristo que los judíos ni siquiera hablaran con estos samaritanos por su origen mixto y religión mezclada con paganismo. Jesús, por supuesto, no tenía esa costumbre, como se puede ver en el diálogo que él mismo comenzó con aquella mujer. Las palabras de la mujer muestran que a pesar de la religión mixta de los samaritanos, ellos daban importancia al texto samaritano que ellos tenían y desde donde también habían entendido que había un Mesías que debía llegar, como dice la mujer “Yo sé que el Mesías viene, el que se llama Cristo. Cuando llegue ese, él nos declarará todas las cosas abiertamente”. Cuando Jesús le dice a la mujer que él es el Cristo, ella sale a llamar a los hombres de la ciudad y les dice:

Juan 4:29 “Vengan acá, vean a un hombre que me ha dicho todas las cosas que hice. ¿Acaso no es este el Cristo?”.

Todo eso ocurrió en Samaria, en una ciudad llamada Sicar (quizás la misma Siquem), por donde Jesús tuvo que pasar por alguna razón; o sea que, los hombres de la ciudad que la mujer mandó llamar eran también samaritanos y ellos tenían la misma esperanza de aquella mujer acerca de un Mesías o Cristo que habría de llegar. El final de aquel relato es éste:

Juan 4:39 Ahora bien, muchos de los samaritanos de aquella ciudad pusieron fe en él a causa de la palabra de la mujer que había dicho en testimonio: “Me dijo todas las cosas que hice”. 40 Por eso, cuando los samaritanos vinieron a él, se pusieron a pedirle que se quedara con ellos; y él se quedó allí dos días. 41 Por consiguiente, muchos más creyeron a causa de lo que él dijo, 42 y empezaron a decir a la mujer: “Ya no creemos a causa de tu habla; porque hemos oído por nosotros mismos y sabemos que este hombre es verdaderamente el salvador del mundo”.

Esta es la introducción al diálogo entre Jesús y la samaritana, para que se entiendan las cosas que son mencionadas en él. En el siguiente post analizo un poco el contenido del diálogo como tal, para que se entienda porqué este diálogo tiene que ver mucho con el tema.
Responder Citando
  #4  
Antiguo 26-Sep-2016, 15:08
Avatar de Eli_yahu
Eli_yahu Eli_yahu está desconectado
SUPER Usuario
 
Fecha de Ingreso: 17-September-2016
Mensajes: 8.078
Predeterminado

Cita:
Iniciado por cesar71 Ver Mensaje
(...) A Jesús lo adoran hasta las piedras
Saludos
Hola César. No sé qué querrás decir con eso, pero no creo que estés hablando desde la realidad actual ni desde el punto de vista bíblico. Te invito, no obstante, a que analices lo que Jesús mostró en el diálogo con la samaritana y de lo que seguidamente hablo un poco más.

En primer lugar, Jesucristo se identificó claramente como el Cristo, el Mesías, cuando la mujer le dice que estaban esperando al Cristo y él le dice claramente "yo soy ese".

Es obvio que desde el significado de esa palabra, un Cristo o Mesías es llamado así por haber sido ungido. Pareciera que es una palabra de origen exclusivo, pero la verdad es que no. La palabra "Mesías" en hebreo era aplicada a los reyes de Judá, desde que para que fueran oficialmente entronizados debían ser públicamente nombrados y ungidos como reyes, por un sacerdote de Jehová. Eso sucedió, por ejemplo, con Saúl, a quien fue enviado Samuel, por Jehová, para que ungiera como rey delante del pueblo. La Escritura nos dice que incluso después de haber pecado contra Jehová y haber perseguido a David, éste lo siguió llamando como "el Ungido de Dios" ... Para el que no comprenda bien el significado de esa frase, saber que la palabra "ungido" es MESÍAS en hebreo, probablemente le indique un par de cosas.

Identificarse como Cristo o Mesías, ya nos indica que Jesucristo debió haber sido ungido por alguien como tal. La primera vez que se nos menciona a Jesús siendo marcado como el Mesías es cuando es bautizado por Juan, en que el espíritu santo baja sobre él. Cuando eso sucede Jesús está correctamente identificado como uno que Dios ha escogido. Pero cómo podemos estar seguros de eso? Por lo que poco tiempo después Jesucristo mismo dijo delante de los presentes en una sinagoga judía:

Luc.4:16 Y vino a Nazaret, donde había sido criado; y, según su costumbre en día de sábado, entró en la sinagoga, y se puso de pie para leer. 17 De modo que se le dio el rollo del profeta Isaías, y abrió el rollo y halló el lugar donde estaba escrito: 18 “El espíritu de Jehová está sobre mí, porque él me ungió para declarar buenas nuevas a los pobres, me envió para predicar una liberación a los cautivos y un recobro de vista a los ciegos, para despachar a los quebrantados con una liberación, 19 para predicar el año acepto de Jehová”. 20 Con eso enrolló el rollo, se lo devolvió al servidor, y se sentó; y los ojos de todos [los que estaban] en la sinagoga se fijaron atentamente en él. 21 Entonces comenzó a decirles: “Hoy se cumple esta escritura que acaban de oír”.

La lectura de Jesús estaba tomada de Is.61:1,2. En esa lectura él dice abiertamente para el público, que había sido UNGIDO con espíritu santo y ya era oficialmente el Cristo o Mesías que todos estaban esperando.

Hay una dinámica semántica entre las palabra Cristo y Dios de la todos debemos estar conscientes: es Dios quien unge a sus siervos, por tanto DIOS no puede ser ungido de nadie, porque es de Él de quien sale el autorizo para que su ungido cumpla oficialmente con la misión para la que es enviado. Esta cita muestra claramente lo que digo antes:

Hech.2:36 Por lo tanto, sepa con certeza toda la casa de Israel que Dios lo hizo Señor y también Cristo, a este Jesús a quien ustedes fijaron en un madero”.

Esa es la primera cuestión que comprendemos del diálogo a la samaritana, pero hay mucho más que voy a estar hablando sobre ese diálogo en mis próximos posts.

Última edición por Eli_yahu; 26-Sep-2016 a las 15:17 Razón: Añado cita bíblica
Responder Citando
  #5  
Antiguo 26-Sep-2016, 15:28
Avatar de Eli_yahu
Eli_yahu Eli_yahu está desconectado
SUPER Usuario
 
Fecha de Ingreso: 17-September-2016
Mensajes: 8.078
Predeterminado

La siguiente cuestión a analizar en el diálogo entre Jesús y la samaritana es la siguiente frase de Jesús:

Juan 4:22 Ustedes adoran lo que no conocen; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación se origina de los judíos.

Notaron lo que dice Jesús? Él dice "nosotros, los judíos y yo, adoramos lo que conocemos". Jesús se incluye como un adorador de Jehová, porque él es un hombre judío. El hecho de que Jesús haya reconocido públicamente como hombre judío, que él es adorador de Jehová, es un hecho que es pasado por alto por muchas personas.

Alguien pudiera decir: "bueno, él era un judío como hombre", y es cierto, él era un hombre judío, pero las enseñanzas que nosotros los cristianos estamos siguiendo son las enseñanzas de ese hombre judío, así que si él enseña que es Jehová, el Dios de los judíos, a quien él adora, entonces es obvio que está mostrando a quién sus seguidores deben igualmente adorar. Y a continuación, en ese mismo diálogo él muestra la manera correcta en que debe adorarse a ese Dios del que él mismo es adorador, y a quien llama también como "el Padre" ... pero de eso hablo en el siguiente comentario.
Responder Citando
  #6  
Antiguo 28-Sep-2016, 09:20
Avatar de Eli_yahu
Eli_yahu Eli_yahu está desconectado
SUPER Usuario
 
Fecha de Ingreso: 17-September-2016
Mensajes: 8.078
Predeterminado

La siguiente cuestión sobre el diálogo que Jesús establece con la samaritana es la siguiente: él habla de Dios en tercera persona. Jesús no solo se identifica como el Cristo o Mesías, ni tan solo se incluye entre los adoradores de Dios (como explico antes). En las cosas que Jesús le dijo a la samaritana podemos encontrar a quién define Jesucristo como el Dios a quien él mismo adora y a quien debemos adorar los cristianos verdaderos.

La samaritana está hablando a Jesús acerca del Monte Guerizim. Por tradición del reino norteño, uno de sus lugares de adoración cuando se apartaron del reino de Judá fue el monte Guerizim. Estos lugares que los israelitas del norte establecieron tenían antecedentes de ser lugares de adoración antes de que la capital del reino y el templo fueran establecidos en Jerusalén. Alrededor del siglo IV aC. los samaritanos edificaron en el monte Guerizim un templo que rivalizaba con el templo de Jerusalén. Tiempo después, el templo de Guerizim fue dedicado a Zeus (o Júpiter) y finalmente fue destruido. No obstante, el centro de adoración de los samaritanos siguió siendo Guerizim. Incluso al día de hoy los samaritanos celebran una Pascua anual en Guerizim. Se degüellan varios corderos. Luego se sumergen sus cuerpos en barriles de agua hirviendo para poder arrancarles la lana, y después se cocina la carne por varias horas en hoyos. A la medianoche centenares de samaritanos, muchos de ellos de Jerusalén, disfrutan de su comida pascual.

En aquel diálogo entre Jesús y la samaritana, ella le dice:

Juan 4:20 Nuestros antepasados adoraron en esta montaña; pero ustedes dicen que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar.

Ellos estaban hablando acerca de adorar a quién? Era a Jehová. El templo de Guerizim construído por los samaritanos así como el templo de Jerusalén, eran lugares de adoración a Jehová, el Dios de los judíos. En todo el diálogo la identificación de Dios al que hay que adorar está clara desde el principio de la conversación. Pero: qué responde Jesús acerca de la adoración de Jehová, el Dios acerca de quien están ellos hablando? Él responde:

Juan 4:21 (...) “Créeme, mujer: La hora viene cuando ni en esta montaña ni en Jerusalén adorarán ustedes al Padre. 22 Ustedes adoran lo que no conocen; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación se origina de los judíos. 23 No obstante, la hora viene, y ahora es, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre con espíritu y con verdad, porque, en realidad, el Padre busca a los de esa clase para que lo adoren. 24 Dios es un Espíritu, y los que lo adoran tienen que adorarlo con espíritu y con verdad”.

Debe ser una sorpresa lo que Jesús responde a la samaritana para todos aquellos que han vivido escuchando a ciertos creyentes que Jesús es Dios mismo, o que es Jehová mismo, o que Jehová no es el Padre. Identificar al Dios al que se adora en Jerusalén como "el Padre" equivale a decir que Jehová, el Dios de los judíos y de los samaritanos, es el Padre que siempre Jesús mencionó en todo su ministerio público. No solo eso: Jesús habla del Padre, que es el Dios al que se debe adorar, como una tercera persona. Jesús aclara que el Padre, Dios, es un Espíritu, lo cual excluye la posibilidad de que Jesús siquiera estuviera insinuando o pensando para sí mismo que él fuera la persona de la que estaban hablando ambos. Pero eso no es todo, pues Jesús ACLARA que los verdaderos adoradores adoran AL PADRE, y añade que el Padre BUSCA a una clase de adoradores determinada para que Le adoren.

Esas palabras están llenas de significado para todos los que deseamos obedecer y seguir los mandatos y enseñanzas de Jesucristo. En nuestros días, muchos creyentes no conocen en realidad los dichos de Jesús. Por una razón u otra, han sido "arrinconados" a tener una idea extraña acerca de la identidad de Dios y la identidad de Jesucristo, al punto de anatemizar a quienes tratamos de aprender de lo que las Escrituras dicen en realidad. Han llegado a un punto en el que hablan desde las emociones en vez de hablar desde las razones bíblicas. Yo invito a todo el que quiera conocer la identidad real de Jesucristo y la del Padre, que es Jehová, a que continúen analizando en este tema, otros dichos de Jesús, para que lleguen a entender quién es el Dios a quien Jesús adoró, y a quién deben adorar todos los que realmente sean seguidores de Jesús. Y cabe una pregunta desde ese diálogo de Jesús con la samaritana: será que quien no identifica correctamente al Padre y Le adora, quizás no sea de la clase de personas que Él está buscando para que Le adoren?

Última edición por Eli_yahu; 28-Sep-2016 a las 09:24
Responder Citando
  #7  
Antiguo 02-Oct-2016, 16:39
Avatar de Eli_yahu
Eli_yahu Eli_yahu está desconectado
SUPER Usuario
 
Fecha de Ingreso: 17-September-2016
Mensajes: 8.078
Predeterminado

Además del diálogo de Jesús con la samaritana, tenemos muchas enseñanzas más de él donde muestra claramente que es un adorador de Jehová, el Dios al que ya los judíos adoraban. Pero voy a detenerme un poco más en este asunto, porque el hecho de que las Biblias modernas en su mayoría no contengan el nombre personal de Dios en el NT, hace que muchas personas que la leen no sepan quién es en realidad el Padre de quien Jesús habla; ya vimos que en el diálogo de la samaritana se demuestra que es Jehová, pero eso puede que no sea suficiente después de tantas enseñanzas erróneas que han sido difundidas por tantos años y por tantos y tan variados grupos. Tenemos muchas pruebas de que en el NT se alude directamente a Jehová y quisiera invitarles a que no se pierdan todas esas pruebas según se las voy presentando aquí.

La primera prueba que presentaré está basada en unas palabras que Jesús dirigió a los judíos de sus días. Lean:

Juan 8:48 En respuesta, los judíos le dijeron: “¿No decimos correctamente: Tú eres samaritano y tienes demonio?”. 49 Jesús contestó: “Yo no tengo demonio, sino que honro a mi Padre, y ustedes me deshonran a mí. 50 Pero yo no busco gloria para mí mismo; hay Quien busca y juzga. 51 Muy verdaderamente les digo: Si alguien observa mi palabra, no verá la muerte nunca”. 52 Los judíos le dijeron: “(...) 53 (...) ¿Quién pretendes ser?”. 54 Jesús contestó: “Si yo me glorifico a mí mismo, mi gloria no es nada. Es mi Padre quien me glorifica, el que ustedes dicen que es su Dios; 55 y sin embargo ustedes no lo han conocido. Pero yo lo conozco. Y si dijera que no lo conozco sería como ustedes, mentiroso. Pero sí lo conozco, y observo su palabra.

Noten específicamente la parte donde Jesús dice a los judíos que su Padre es Aquel a quien ellos le llaman "su Dios". Quién es Aquel de quien los judíos dicen que es su Dios? Justamente: JEHOVÁ.

Con esas palabras Jesús identificó claramente a Jehová como el Padre de él. Pero además de eso Jesús dice que lo conoce personalmente, mientras que los judíos no pueden decir lo mismo; pero ADEMÁS dice Jesús que él busca la honra de Jehová, no la suya propia, y que OBSERVA SU PALABRA.

Muchas personas que pretenden ser seguidores de Jesús no han estado muy pendientes de esas palabras de Jesús. Por tradición se ha creído siempre que Jesús buscaba su propia gloria y que pretendía llamar la atención sobre sí mismo. Sin embargo, con este diálogo entre Jesús y los judíos, además de muchas otras de sus palabras que luego veremos, Jesús demuestra que el centro de su predicación era mostrar a su Padre tal y como era entre los humanos, atrayendo gloria sobre Él, no sobre sí mismo. Con la siguiente cita se recalca ese punto:

Juan 5:41 Yo no acepto gloria de parte de los hombres,

... y:

Juan 7:18 El que habla por sí mismo busca su propia gloria; pero el que busca la gloria del que lo envió, este es veraz, y no hay injusticia en él.

Última edición por Eli_yahu; 02-Oct-2016 a las 16:49
Responder Citando
  #8  
Antiguo 03-Oct-2016, 12:57
Avatar de Eli_yahu
Eli_yahu Eli_yahu está desconectado
SUPER Usuario
 
Fecha de Ingreso: 17-September-2016
Mensajes: 8.078
Predeterminado

Una identificación del Padre de Jesús como Jehová también se nos dá cuando Jesús lee el rollo de Isaías en la sinagoga. Quienes leen ese relato en el NT no están al tanto de que Jesús menciona el nombre de Jehová por varias razones. Lean primero el relato y luego hagamos un análisis consciente de él. Vean:

Luc.4:16 Y vino a Nazaret, donde había sido criado; y, según su costumbre en día de sábado, entró en la sinagoga, y se puso de pie para leer. 17 De modo que se le dio el rollo del profeta Isaías, y abrió el rollo y halló el lugar donde estaba escrito: 18 “El espíritu de Jehová está sobre mí, porque él me ungió para declarar buenas nuevas a los pobres, me envió para predicar una liberación a los cautivos y un recobro de vista a los ciegos, para despachar a los quebrantados con una liberación, 19 para predicar el año acepto de Jehová”. 20 Con eso enrolló el rollo, se lo devolvió al servidor, y se sentó; y los ojos de todos [los que estaban] en la sinagoga se fijaron atentamente en él. 21 Entonces comenzó a decirles: “Hoy se cumple esta escritura que acaban de oír”.

Voy a copiar la cita de Isaías que Jesús estaba leyendo directamente de un rollo en hebreo, que eran los rollos que estaban en las sinagogas judías:

Is.61:1 El espíritu del Señor Soberano Jehová está sobre mí, por razón de que Jehová me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los mansos. Me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los [que han sido] llevados cautivos y la apertura ancha [de los ojos] aun a los prisioneros; 2 para proclamar el año de la buena voluntad de parte de Jehová (...).

Porqué hay muchos que no se dán cuenta de que Jesús está mencionando a Jehová como Aquel que lo unge con su espíritu santo? Por varias razones fundamentales. Entre ellas están las siguientes:

1) Las Biblia modernas tienden a evitar el nombre de Jehová en el AT. Cuando muchos leen el pasaje de Isaías que leyó Jesús en el AT, no encuentran allí el nombre de Jehová, sino la expresión "el Señor". Sin embargo, cuando se vá al texto hebreo original, allí encontramos que el nombre de Jehová SÍ ES MENCIONADO EN HEBREO.

2) En las versiones modernas del NT no se menciona casi en ninguna de ellas el nombre de Dios, que es un nombre en hebreo. Eso se debe a que los manuscritos del NT que han llegado hasta nosotros en griego no contienen el tetragrámatron hebreo para indicar el nombre personal de Dios.

3) Muchos piensan que el nombre de Dios no se mencionaba en los tiempos de Jesucristo. Y aunque es cierto que el nombre de Dios fue evitado por los judíos en general, la razón por la cual lo hacían era la superstición de que era un nombre demasiado santo para ser pronunciado. Sin embargo, los escritos de tiempos de Jesús que se encontraban en las sinagogas judías de sus días SÍ CONTENÍAN EL NOMBRE PERSONAL DE DIOS, y Jesús no se consideraba a sí mismo como una persona incapacitada para mencionar ese nombre con sus propios labios, de modo que es obvio que él SÍ LEYÓ DIRECTAMENTE ESE NOMBRE directamente del rollo hebreo que se le presentó en la sinagoga.

4) Se sabe que los masoretas fueron quienes añadieron las vocales a los textos hebreos. Sin embargo, ese proceso de añadir vocales a las consonantes de los textos NO SUCEDIÓ HASTA VARIOS SIGLOS DESPUÉS de los tiempos de Jesucristo. En su tiempo, el texto hebreo aun no tenía vocales, por tanto no existe ni la más remota posibilidad de que Jesús haya leído las letras del nombre divino con las vocales que los masoretas le añadieron mucho tiempo después.

5) Los manuscritos hebreos que llegan a nosotros no contienen la pronunciación exacta del nombre debido a lo que hicieron los masoretas siglos después de Jesús. Los textos hebreos anteriores, como el que Jesús leyó en la sinagoga, NO CONTIENEN las vocales. Sin embargo Jesús SABÍA EXACTAMENTE cómo pronunciar el nombre de su Padre, sin necesidad de que el texto tuviera algún tipo de signo vocálico.

6) Debido a que Jesús estaba leyendo DIRECTAMENTE de un rollo de Isaías, es obvio que él tuvo que leer el nombre de Jehová directamente escrito en él, pues ese pasaje es uno de los más de 6000 que contienen el nombre personal de Dios en las Escrituras Hebreas. Es apropiado y justificado que los traductores de la Biblia a las lenguas modernas constaten la presencia del nombre de Dios en las palabras que Jesús leyó directamente de este rollo hebreo de Isaías.

7) Son muchas las citas del AT que los escritores bíblicos del NT mencionan directamente en sus escritos inspirados. Los discípulos de Jesús, especialmente sus apóstoles y aquellos que escribieron bajo inspiración, conocían el nombre de Dios con su pronunciación exacta, pues Jesús usó ese nombre ante ellos y se los dió a conocer con exactitud. Es razonable pensar que en el NT cuando se escribió originalmente, los escritores inspirados se sintieron capacitados para mencionar el nombre de Dios libremente, pues los escritores del AT lo usaron profusamente. La costumbre de evitar el nombre de Dios fue una práctica judía más, de todas aquellas prácticas que ellos adoptaron DESPUÉS DE VOLVER de los países adonde fueron llevados cautivos; pero fue una práctica que Jehová no aprobó. Los cristianos no tenían las mismas prácticas supersticiosas de los judíos; ellos estaban asociados directamente con el Hijo de Jehová, por tanto tenían todo derecho y libertad de usar el nombre de Dios.

8) Durante el inicio del cristianismo verdadero, y antes del período en que la apostasía floreciera después de la muerte de Juan, los judíos hicieron una lucha ENCARNIZADA por tratar de destruir los escritos cristianos. Según un texto judío antiguo, ellos eran instruídos a quemar los libros de los cristianos en toda ocasión posible, y este texto judío especifica que SI SE ENCONTRABA EL NOMBRE DE DIOS EN ELLOS, ellos debían rasgar esa parte donde estaba el nombre y enterrarla, y luego quemar el resto del documento. Según ese texto, parece que el nombre de Dios estaba originalmente en los escritos de los cristianos.

9) La guerra contra el NOMBRE DE DIOS no es una guerra solo del pasado. En la actualidad se siguen las mismas rutinas para evitar el nombre de Dios. Los traductores de la Biblia de tiempos modernos, influídos por este mismo espíritu de evitar el nombre, intentan suprimirlo de toda la Biblia, incluso del AT, donde aparece casi 7000 veces. Es obvio que detrás de ese espíritu de evitar el nombre personal de Dios, hay un enemigo invisible que está muy interesado en que se desconozca la persona a quien Jesús llamó Padre y también DIOS.

10) Hay otro texto judío antiguo que según se cree habla de los milagros de Jesús y la razón que ellos atribuían a ese poder. Según ese texto, Jesús podía realizar milagros porque usaba el nombre de Dios con su pronunciación exacta. Por tanto, hasta ese testimonio judío, demuestra que Jesús sí usó el nombre personal de Dios durante su predicación.

11) La versión griega de los LXX fue una versión ampliamente citada por los escritores del NT. Aunque hacía unos años se pensaba que el nombre de Dios no se mencionaba en la LXX por ser un escrito griego, hace algunos años se encontraron fragmentos de la LXX griega QUE SÍ CONTENÍAN EL NOMBRE DE DIOS en forma de las cuatro letras hebreas, por lo que de esa forma entendemos que los manuscritos posteriores a tiempos de Jesús, de los que el nombre fue eliminado, fueron los que sobrevivieron a esa lucha encarnizada contra el NOMBRE PERSONAL de Dios, y en el que los judíos mismos, supuestos guardadores y defensores del Nombre, jugaron un papel fundamental. Sin embargo, como se descubrió, también la LXX griega original contenía el nombre personal de Dios.

Por esas razones, quienes deseamos seguir a Jesús, nos sentimos obligados a dar honra y gloria al mismo Dios de Jesús, a quien él mencionó por nombre, y del que enseñó a sus seguidores:

Juan 17:6 ”He puesto tu nombre de manifiesto a los hombres que me diste del mundo. Tuyos eran, y me los diste, y han observado tu palabra. 7 Ahora han llegado a conocer que todas las cosas que me diste vienen de ti; 8 porque los dichos que me diste se los he dado, y ellos los han recibido y ciertamente han llegado a conocer que yo salí como representante tuyo, y han creído que tú me enviaste. (...) 25 Padre justo, el mundo, por cierto, no ha llegado a conocerte; pero yo he llegado a conocerte, y estos han llegado a conocer que tú me enviaste. 26 Y yo les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer, para que el amor con que me amaste esté en ellos, y yo en unión con ellos.”

Última edición por Eli_yahu; 03-Oct-2016 a las 13:20 Razón: Rectifico ortografía
Responder Citando
  #9  
Antiguo 03-Oct-2016, 14:34
Avatar de Eli_yahu
Eli_yahu Eli_yahu está desconectado
SUPER Usuario
 
Fecha de Ingreso: 17-September-2016
Mensajes: 8.078
Predeterminado

Muchos creyentes creen que Jesús solo mostró su adoración a Dios cuando era un humano, sin embargo, una de sus expresiones más contundentes en cuanto a su adoración a Dios la encontramos en el siguiente pasaje, donde se nos muestra a un Jesús YA RESUCITADO enviando un primer mensaje a sus discípulos, a quienes llama "mis hermanos":

Juan 20:17 Jesús le dijo: “Deja de colgarte de mí. Porque todavía no he ascendido al Padre. Pero ponte en camino a mis hermanos y diles: ‘Asciendo a mi Padre y Padre de ustedes y a mi Dios y Dios de ustedes’”.

Con este contundente mensaje de Jesús resucitado a sus discípulos, él demuestra una vez más que es un adorador de Dios junto con sus hermanos y seguidores en general. Es de destacar que Jesús dice que sus hermanos tienen el mismo DIOS Y PADRE que él mismo tiene. Es curioso que él llame como "hermanos" a sus discípulos aun después que había sido resucitado. Es inconcebible que Jesús, considerado como Dios y no como adorador de Dios, llamara con ese apelativo a sus seguidores.

Entonces, a partir de esas palabras suyas, cabe que cada seguidor verdadero de Jesucristo se haga una pregunta: qué relación con Jesucristo y con Dios tengo yo? Soy "hermano" de Jesús, con el mismo Padre que él tiene, y adorador del mismo Dios que él tiene ... o me considero como un "adorador" de Jesucristo?

No se puede considerar a Jesús como Dios, y sin embargo ser su "hermano", porque Dios NO TIENE HERMANOS. Sin embargo, Jesús como Hijo de Dios SÍ TIENE HERMANOS ... y esos hermanos suyos tienen el mismo DIOS que Jesús adora y considera como su propio Dios.

Varios años después de haber efectivamente ascendido delante de su Dios, Jesús vuelve a mencionarlo con estas palabras:

Rev.3:12 ”’Al que venza... lo haré columna en el templo de mi Dios, y ya no saldrá [de este] nunca, y sobre él escribiré el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén que desciende del cielo desde mi Dios, y ese nuevo nombre mío.

Para todo estudiante sincero de la Biblia y seguidor verdadero de Jesucristo, DIOS es el Padre de Jesucristo, a quien ya hemos identificado como Jehová. Pero en los siguientes posts seguiré abundando en ésto, pues para muchos las pruebas hasta ahora presentadas quizás no les parezcan suficientes, debido al fuerte enraizamiento de las tradiciones que por muchos años han desvirtuado la verdadera identidad de Jesús y de su Dios y Padre, alejando a las personas del verdadero conocimiento sobre ambos, que los puede llevar a la vida eterna ... un conocimiento que el enemigo de Dios está muy interesado en seguir tergiversando a toda costa para que la mayoría de buscadores de la verdad queden confundidos, que no lleguen a adquirir la verdadera luz que hay en las enseñanzas de Jesucristo y terminen siendo destruídos. Pero gracias a Dios, tenemos las Escrituras para derribar todo pensamiento engañoso y falso conocimiento que trate de desvirtuar la verdad.

Última edición por Eli_yahu; 03-Oct-2016 a las 14:36
Responder Citando
  #10  
Antiguo 03-Oct-2016, 20:07
Avatar de Eli_yahu
Eli_yahu Eli_yahu está desconectado
SUPER Usuario
 
Fecha de Ingreso: 17-September-2016
Mensajes: 8.078
Predeterminado

Para darnos cuenta que el Padre de Jesucristo es Jehová, el mismo Dios del AT, y que es a Él a quien Jesús llama también como su Dios, como hemos visto antes, debemos entender varias de las profecías del AT concernientes a Jesús y de las que el NT habla con toda claridad sobre cómo se aplicaron en él esas profecías.

Una muy importante tiene que ver con Jesús sentado a la diestra de Dios. Aunque muchos han leído esa frase en el NT, no tienen ni la más remota idea de que esa es una profecía de la que se hablaba en el AT, y que los escritores cristianos citaron en el NT para dar a entender que Jesús estaba a la diestra del Padre en las regiones celestiales después de su ascención y glorificación.

Uno de los que mencionan esta profecía en NT es Pablo en su carta a los Hebreos. Noten:

Heb.1:1 Dios, que hace mucho habló en muchas ocasiones y de muchas maneras a nuestros antepasados por medio de los profetas, 2 al fin de estos días nos ha hablado por medio de un Hijo, a quien nombró heredero de todas las cosas, y mediante el cual hizo los sistemas de cosas. 3 Él es el reflejo de [su] gloria y la representación exacta de su mismo ser, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder; y después de haber hecho una purificación por nuestros pecados se sentó a la diestra de la Majestad en lugares encumbrados. 4 De modo que ha llegado a ser mejor que los ángeles, al grado que ha heredado un nombre más admirable que el de ellos.

De dónde saca Pablo y el resto de escritores neotestamentarios la idea de que Jesús está ahora a la diestra de Dios? Ni más ni menos que de aquí, de donde viene esa profecía tan grandiosa que es bien conocida por todos los que leen el NT:

Sal.110:1 La expresión de Jehová a mi Señor es:
“Siéntate a mi diestra
hasta que coloque a tus enemigos como banquillo para tus pies”.

2 La vara de tu fuerza Jehová enviará desde Sión, [diciendo:]
“Ve sojuzgando en medio de tus enemigos”.

Muchas versiones modernas evitan el Nombre personal de Dios en este pasaje, y eso, como antes dije, ha traído mucha confusión a los creyentes, que no se dan cuenta de que quien sentó a Jesucristo a Su derecha fue Jehová, pues en la profecía está clara y específicamente identificado por Su nombre en hebreo.

Hay muchísimos pasajes del NT que se refieren al cumplimiento de esa profecía en Jesús. Vean algunas:

Hech.2:32 A este Jesús lo resucitó Dios, del cual hecho todos nosotros somos testigos. 33 Por eso, debido a que fue ensalzado a la diestra de Dios y recibió del Padre el espíritu santo prometido, él ha derramado esto que ustedes ven y oyen. 34 De hecho, David no ascendió a los cielos, sino que él mismo dice: ‘Jehová dijo a mi Señor: “Siéntate a mi diestra, 35 hasta que coloque a tus enemigos como banquillo para tus pies”’. 36 Por lo tanto, sepa con certeza toda la casa de Israel que Dios lo hizo Señor y también Cristo, a este Jesús a quien ustedes fijaron en un madero”.

Rom.8:34 ¿Quién es el que condenará? Cristo Jesús es aquel que murió, sí, más bien aquel que fue levantado de entre los muertos, que está a la diestra de Dios, que también aboga por nosotros.

Efe.1:17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, les dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento exacto de él; 18 habiendo sido iluminados los ojos de su corazón, para que sepan cuál es la esperanza a la cual él los llamó, cuáles son las gloriosas riquezas que él guarda como herencia para los santos, 19 y cuál es la sobrepujante grandeza de su poder para con nosotros los creyentes. Es según la operación de la potencia de su fuerza, 20 con la cual ha operado en el caso del Cristo cuando lo levantó de entre los muertos y lo sentó a su diestra en los lugares celestiales, 21 muy por encima de todo gobierno y autoridad y poder y señorío, y de todo nombre que se nombra, no solo en este sistema de cosas, sino también en el que ha de venir. 22 Él también sujetó todas las cosas debajo de sus pies, y lo hizo cabeza sobre todas las cosas en cuanto a la congregación, 23 la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que llena todas las cosas en todos.

Col.3:1 Sin embargo, si ustedes fueron levantados con el Cristo, sigan buscando las cosas de arriba, donde el Cristo está sentado a la diestra de Dios.

Heb.8:1 Ahora bien, en cuanto a las cosas que se consideran, este es el punto principal: Tenemos tal sumo sacerdote, y él se ha sentado a la diestra del trono de la Majestad en los cielos ...
... 10:12 Pero este [hombre] ofreció un solo sacrificio por los pecados perpetuamente, y se sentó a la diestra de Dios
... 12:2 mirando atentamente al Agente Principal y Perfeccionador de nuestra fe, Jesús. Por el gozo que fue puesto delante de él aguantó un madero de tormento, despreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios.

1Ped.3:22 Él está a la diestra de Dios, porque siguió su camino al cielo; y ángeles y autoridades y poderes fueron sujetados a él.

Ahora que ya saben de dónde aprendieron los apóstoles la profecía acerca de Jesús sentado a la diestra de Dios ... No sean incrédulos: es Jehová el Dios que mencionan los escritores cristianos, pues la profecía de Sal.110:1,2 Lo mencionan específica y claramente por Su nombre personal.

En el siguiente post veremos cómo otras profecías del AT se aplican directamente a Jesús en el NT, y cómo DIOS es identificado de la misma manera con Jehová.
Responder Citando
Respuesta

Herramientas
Desplegado

Normas de Publicación
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder mensajes
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los Códigos BB están Activado
Las Caritas están Activado
[IMG] está Activado
El Código HTML está Desactivado

Ir al Foro


La franja horaria es GMT -6. Ahora son las 20:33.


Desarrollado por: vBulletin® Versión 3.8.1
Derechos de Autor ©2000 - 2019, Jelsoft Enterprises Ltd.